Partes de un Jamón Ibérico

Si ha tenido la fortuna de probar un jamón ibérico, ya sabrá que el sabor cambia de una de sus partes a otras. Cada músculo de la pata del cerdo contiene una cantidad distinta de grasa, lo cual tiene un impacto notable en su sabor.

En este artículo te explicamos las distintas partes de un jamón ibérico para que puedas diferenciarlas edcuadamente. Conocerás qué aspecto tienen y a qué saben.

Echa un vistazo.

 

Caña

Esta parte está situada justo por encima del tobillo. Su peculiaridad es que no se lonchea como el resto de zonas, pero se puede usar en guisos, cocidos y sopas. Apenas tiene carne, ya que principalmente está compuesto de hueso y piel.

 

Jarrete

Esta parte está situada justo por debajo de la rodilla. Es una de las zonas más dulces de la pata y presenta una carne a la que es difícil de acceder. Para ello hay que quitar el peroné. Solo de esta manera podrás disfrutar de su único sabor.

Es muy dulce y sabrosa, de hecho, para mucha gente esta es la mejor parte del jamón.

 

Maza

La maza es la parte frontal del muslo. Se trata de un grupo de músculos, los cuales contienen una gran cantidad de grasa. Es de esta zona desde la cual se obtienen las lonchas más bonitas y, por lo tanto, las que son más típicas dentro de los libros de cocina.

El sabor de esta parte se puede comparar al de los frutos secos, como la bellota, gracias a esa grasa que encontramos entre la carne.

 

Contramaza

Justo después de la maza y sobrepasar el hueso de la cadera nos encontramos con la contramaza. Se trata de otro grupo de músculos que presentan un alto contenido en grasa.

El sabor de esta zona es muy similar al de la maza.

 

Punta

La punta sería la parte más alta de la pata. Está situada justo en el extremo opuesto de la pezuña del cerdo. Esta zona es muy tierna gracias a que la carne está pegada al hueso de la cadera. Esto le aporta un sabor único, además de presentar una alta jugosidad y un sabor muy intenso.

 

Babilla

La babilla es la parte más seca en un jamón ibérico. Se trata de la parte de atrás del muslo.

Las lonchas que se obtienen de esta parte son mucho más estrechas. También es cierto que cuanto más profundices en esta zona, algo más de grasa saldrá adherida al músculo.