Jamoneros

¿Te has preguntado alguna vez cómo se corta adecuadamente un jamón? Quizá hayas visto que en numerosas competiciones de corte de jamón los cortadores tienen numerosas herramientas. Entre ellas hay cuchillos, chairas, pinzas y también diversos tipos de jamoneros. Es este último elemento el que puede ser clave para conseguir una buena estabilidad de la pieza cuando se corta.

Hay muchos tipos de jamoneros. Lo más importante es saber el tamaño para comprobar si el jamonero que compres es lo suficientemente amplio como para que quepa tu jamón ibérico. También, dependiendo de si te lo tomas de forma profesional o no, quizá quieras adquirir ciertos jamoneros que te ofrecen más opciones para aprovechar bien la pata.

Aquí tienes varios que puedes adquirir:

 

PINCHA SOBRE EL JAMONERO QUE MÁS TE INTERESE


 

JAMONERO BÁSICO – JAMONPRIVE

basico jamonprive 300x275 - Jamoneros


 

JAMONERO CON CABEZAL ADAPTABLE – TM ELECTRON

cabezal adaptable tm electron 300x256 - Jamoneros

 


 

JAMONERO PLEGABLE – 3 CLAVELES

plegable 3 claveles 258x300 - Jamoneros

 


 

JAMONERO BALANCÍN – FLORES CORTÉS

jamonero balancin flores cortes 300x231 - Jamoneros

 


 

JAMONERO BASCULANTE – BELLO JAMONERO

jamonero basculante bello jamonero 300x200 - Jamoneros

 


 

 

 

 

¿Por qué tienes que comprar un jamonero?

Bueno, esta pregunta es fácil de responder: no existe una mejor forma de lonchear un jamón con hueso. Los jamones ibéricos son pesados y difíciles de manejar. Además, tienen muchas grasa y si tuvieras que agarrarlo constantemente, te ensuciarías todo el rato con la manteca y la grasa. Pero lo más importante es la precisión. Si no usas un jamonero, tus lonchas serán irregulares, algunas más anchas que otras.

Esto no es igual que los cortadores de salmón que se pueden ver en las pescaderías de Estados Unidos, por ejemplo. Te garantizamos que sin un jamonero te serás prácticamente imposible lonchear el jamón.

La clave en un buen jamonero no es solo que el jamón quede bien fijado, sino que el jamonero pese bastante. De esta manera, será más difícil que el jamón se mueva cuando lo estemos cortando y así conseguiremos lonchas más perfectas, a la par que evitaremos cortarnos a nosotros mismos.

Si no tienes dinero para un jamonero profesional, te recomendamos que empieces usando uno normal. Quizá después de un tiempo usándolo, te verás con suficiente experiencia como para mejorar tus habilidades con un jamonero mejor.